Cuando aprendes a adoptar una actitud mental positiva, tu cerebro se prepara mejor para afrontar las tareas comerciales:

✓ Nunca acudas al trabajo pensando que será un mal día (por complicada que se presente la jornada, puede acabar mejor de lo que esperas).

✓ Afronta primero las visitas, llamadas o tareas más complicadas (de esta forma aprovecharás tus momentos de mayor energía y concentración).

✓ Evita los mensajes negativos (intenta ahuyentar los pensamientos de culpa, fracaso, estrés, etc).

✓ Mejora tu comunicación (acostúmbrate a hablar con la gente al mismo nivel, escucha lo que te dicen y reflexiona sobre sus sentimientos).

✓ Organiza tu trabajo (es una buena forma de afrontar tu tarea con más libertad y espíritu constructivo)

✓ Aprende de los fracasos (no te tomes las negativas de los clientes como derrotas, sino como oportunidades para aprender).

✓ Celebra los éxitos (festeja las victorias: una venta cerrada, una felicitación de un cliente).

✓ No te lleves los problemas a casa (cuando salgas de la oficina, desconéctate del trabajo).

Nuestra puntuación
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)